diumenge, 9 d’octubre de 2016

La zanahoria


Devorada la zanahoria;
sin rumbo
sin guía
sin camino
pero con el estómago lleno
descubrimos los caminos que nos guían
allá donde la rumba
marca el paso de nuestros pasos.